miércoles, 20 de septiembre de 2017

La juez condena a 19 menores a hacer el camino de Santiago canario

Reyes Martel, magistrada juzgados de menores nº 2
Un total de 19 menores que en los últimos meses han sido juzgados ante la magistrada del Juzgado de Menores número 1 de Las Palmas Reyes Martel por distintos delitos –en su mayoría por violencia doméstica– y sobre los que se han dictado medidas judiciales –condenas, en terminología adulta– redimirán sus castigos este fin de semana recorriendo a pie los 45 kilómetros que median entre Santiago de Tunte y Santiago de Gáldar, el Camino de Santiago canario.
Los 19 jóvenes de entre 16 y 18 años harán la ruta junto a otra veintena de niños acogidos a la protección de los distintos servicios sociales. Se trata de una iniciativa solidaria y terapéutica promovida por UP2U (Up to you en inglés, está en tus manos), el proyecto de la magistrada Martel que canaliza ofertas de reinserción para menores.
La mayoría de los niños que realizarán el camino de Santiago canario –único en las islas avalado por Roma; otorga las mismas indulgencias, según la bula papal de Pablo VI en 1965– han sido sometidos a medidas judiciales como autores de delitos leves relacionados con la violencia doméstica, el más frecuente, amenazas a sus progenitores. «Muchos de ellos harán la caminata junto a sus padres para reestablecer relaciones y restaurar los ámbitos afectivos dañados», explica la magistrada Martel.
La marcha se inicia el viernes por la tarde. La convocatoria está abierta a todas las personas que deseen vivir la experiencia junto a los menores y sus familias y el plazo para inscribirse se mantiene hasta hoy miércoles o hasta que se cubra el cupo de 200 personas. El coste es de 15 euros persona/día con los transportes, los seguros, la manutención y las actividades incluídas, pero para las familias declaradas en riesgo de exclusión social es gratuito si lo acreditan.
Z.A. –las iniciales son ficticias–, de 17 años, es uno de los jóvenes que ha aceptado la condena a hacer el camino de Santiago. Fue sentenciado a ello el pasado 14 de septiembre, al ser declarado culpable de un delito leve continuado de amenazas perpetrado contra su padre. De forma habitual, le profería expresiones como «te voy a dar cuatro piñas y te voy a quitar los dientes, retrasado». La sentencia le impone tres meses de libertad vigilada y «participar en el Camino de Santiago en Gran Canaria los días 23 y 24 de septiembre de 2017 y en el equipo de la Unión Deportiva Las Palmas UP2U».
La magistrada Martel está revolucionando en Las Palmas el enfoque de la Justicia para menores gracias a UP2U, que desde finales de 2016 canaliza recursos públicos y privados para ofrecer a menores problemáticos salidas alternativas a la represión a través de actividades deportivas o cursos de formación,
Martel apunta que la idea de imponer medidas como hacer el camino de Santiago fue una inspiración de su colega el mediático juez de Menores granadino Emilio Calatayud, que ya ha dictado varias sentencias similares. «Queremos que a esta convocatoria se sumen familias que no tengan problemas y deseen compartir con estos chicos sus experiencias, durante el camino se comparte, se ayuda al que cae...», expone.
La juez se manifiesta profundamente preocupara por la proliferación de casos de menores que cometen delitos de agresión verbal o física hacia sus padres, en Canarias más de 400 casos el año pasado. «A todos nos interesada integrarlos, son nuestro futuro».
Para inscribirse en la marcha o saber más: www.up2uproject.org

lunes, 18 de septiembre de 2017

Portavoces y mesa cobran dietas en plenas vacaciones


Todos los miembros de la Mesa del Parlamento -a excepción del secretario segundo- y todos los portavoces de los grupos cobraron dieta mientras disfrutaban de sus vacaciones de agosto. Los importes, vinculados únicamente al cargo que ostentan, van desde 160 euros como mínimo hasta los 1.155 euros en un solo mes.

sábado, 16 de septiembre de 2017

jueves, 14 de septiembre de 2017

martes, 12 de septiembre de 2017

Cases arremete contra el paro juvenil


El obispo de Canarias, Francisco Cases, lamentó  durante la homilía en honor a la Virgen del Pino la "tasa de paro juvenil" que registra Canarias, a pesar de ser una de las comunidades con mayor Producto Interior Bruto (PIB) del país. Gobierno autonómico y Cabildo coinciden en la necesidad de aumentar las medidas para acabar con esta "lacra social".
Con un templo abarrotado de peregrinos y frente a los representantes de los 21 municipios de la Isla y Fuerzas de Seguridad del Estado, el obispo hizo "memoria" de las "alegrías y preocupaciones" que afectan a la población en su vida cotidiana. Entre los motivos que ayudan a la sociedad a "caminar con esperanza hacia el futuro", señaló Cases, destaca el "trabajo de las parroquias y de los grupos de Cáritas en la acogida de los pobres". "Nos anima el descenso de las cifras del paro y que el PIB de nuestra comunidad sea de los más altos del país", aseguró, pero "al mismo tiempo nos preocupa el crecimiento de la desigualdad, la tasa de paro juvenil y la fractura social que supone que el tener trabajo no conlleve salir del nivel de la pobreza" agregó el obispo junto a una veintena de religiosos de la Isla.

martes, 5 de septiembre de 2017

LA VIRGEN DEL PINO POR LAS CANTERAS

LA VIRGEN DEL PINO EN LAS CANTERAS

sábado, 2 de septiembre de 2017

¿TURISMOFOBIA? PRIMERO FUE LA TURISMOLATRÍA



 Eugenio A. Rodríguez
Andamos asustados por la turismofobia como si temiéramos quedarnos sin pan. Sin embargo no parece que se pueda entender este fenómeno si no reflexionamos antes sobre la turismolatrría, que es su padre, su madre y su suegra.
Hace casi 2000 años Jesús dijo: “Si callan los hijos de los hombres gritarán las piedras”. Y eso ha ocurrido. Primero callamos ante el culto idolátrico al turismo y ahora nos asustamos del grito de las piedras.
La turismofobia es un grito cabreado. Por “cabreado” puede resultar feo, por “grito” es verdadero. La turismofobia puede ser una cizaña pero en sus entrañas lleva algo de savia buena. 
La turismolatría va contra la ecología. ¿Es razonable que el turista pueda gozar en Maspalomas de un desierto y al lado de un campo de golf? ¿Es necesario tal derroche de agua? ¿Es necesario el permanente derroche de envases en el sector turístico? ¿Qué hacemos con los jaboncillos apenas estrenados que derrochan los hoteles? ¿Será necesario lavar y relavar manteles limpios? ¿Todo eso se justifica simplemente porque pagan?
La turismolatría va contra los trabajadores. ¿Qué piensan los tantas veces explotados trabajadores de cruceros de lujo con largas temporadas sin ver a sus familias? ¿Es necesario que el personal de limpieza de los hoteles sufra enfermedades laborales? ¿Es tan malo hacer algo de limpieza durante las vacaciones? ¿Es un loco el papa Francisco que -como todos en su residencia- usa un autoservicio?
La turismolatría va contra los más pobres.  ¿Es inevitable que una orca de Loro park consuma 60 kg de pescado al día que podrían significar la cantidad necesaria de pescado ese día para 600 niños? ¿Es moral tener condiciones de lujo para mascotas de turistas? ¿Y las ingentes cantidades de comida que se tiran?

Es posible que la turismofobia no sea la mejor reacción. Es como un empujón, un grito airado o un rebote. Pero no olvidemos que es una reacción. Y habría que preguntarse si la causa de fondo de esa reacción es que antes de turismofobia tuvimos turismolatría. Primero estuvimos alimentando al monstruo y ahora no entendemos sus reacciones.